Al contrario de lo que se podría pensar, no todos los perros aman el agua. Algunos, los que viven en ciudades, por ejemplo, a veces se muestran cautelosos porque tienen poca confianza con el agua. Otros, en cambio, incluso la temen, quizás porque la asocian a experiencias negativas, que pueden estar vinculadas a eventos como el acicalamiento o las tormentas.

¿Cómo se puede enseñar a nadar a un perro?

1) Elegir el lugar adecuado

En primer lugar, es muy importante elegir un lugar seguro, donde sea fácil seguir al perro de cerca y, si es necesario, ayudarlo. El agua debe estar tranquila y no muy fría, el fondo poco profundo y libre de obstáculos y peligros, tanto visibles (como el tráfico de embarcaciones), como no visibles desde la superficie (como rocas o líneas de pesca).

2) El clima ideal

 Incluso el día debe elegirse con cuidado, prestando especial atención al clima. El día ideal para enseñarle a nadar a tu perro es uno con un clima templado, poco viento y corrientes débiles.

3) Acostumbrar al perro al agua

Una vez que el perro ha llegado a la zona de mar o agua dulce elegido, se debe introducir suavemente en el agua, sin forzarlo a entrar y respetando sus tiempos. Una vez en el agua, será posible ayudarlo a familiarizarse con ella, incluso jugando. Puede ser útil, por ejemplo, lanzar una pelota y dejar que el perro vaya a recogerla y traerla. Lentamente empezará a nadar espontáneamente.

¿Una regla fundamental?

¡No dejes a tu perro en el agua, nada y bucea con él!

Y recuerda que, incluso para los perros, ¡nunca es demasiado tarde para aprender a nadar!

¿En el agua es obligatorio el chaleco salvavidas para perros?

El chaleco salvavidas  no es obligatorio. Sin embargo, sí se recomienda en algunas situaciones “especiales”. ¿Cuáles? Por ejemplo, si el agua está particularmente fría (12-18 ° C); o si el perro aún no sabe nadar o no está bastante entrenado; o está nadando lejos de la orilla o en un entorno desconocido; o si está subido en un barco.

Federica Pirrone, Mariangela Albertini, Patrizia Piotti, investigadores de la Universidad Veterinaria de Milán, Italia (UNIMI).